El Correo: Vitoria busca su hueco en el Camino de Santiago

La Fundación Santa María quiere atraer a los peregrinos cuando concluya la reforma de la catedral

 

presentacion de libro del camino de santiago en la catedral de santiago

Una catedral, cinco iglesias, dos conventos y numerosos hospitales esperaban al peregrino medieval en Vitoria. La ciudad era punto obligado en el Camino de Santiago del interior, la ruta alternativa al paso de Roncesvalles. El historiador Ramón Loza la considera «una pequeña Jerusalén», con gran importancia en la época y un destacado papel religioso.

Ahora, el objetivo de los agentes culturales alaveses es devolver ese papel a Vitoria, coincidiendo con el Año Xacobeo. Desde la Fundación Catedral Santa María buscan recuperar ese protagonismo de acogida que en su día tuvieron con el Hospital de Santa María. Juan Ignacio Lasagabaster prevé que la catedral se convertirá en el núcleo del peregrinaje una vez esté rehabilitada, lo que ayudará a «resignificar el Camino de Santiago». Ahora mismo los peregrinos cuentan con la capilla de Santiago, anexa a la catedral, para visitar al santo en Vitoria.

Por su parte, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Álava lleva años inmersa en esta labor. Destaca el trabajo que realizó Micaela Portilla para redescubrir a los peregrinos la ruta interior y los diferentes actos que organiza para reivindicar el paso por el túnel de San Adrián.

Loza, miembro de este grupo, considera un logro la edición del libro ‘La guía secreta del Camino de Santiago’ que describe, entre otras, las etapas 5,6, 7 y 8 del camino interior, que van desde Zegama hasta Haro y pasan por tierras de Álava. De esta manera su autor, Jorge González, ofrece una visión cultural y turística del camino alavés que «levanta el secreto sobre el mayor tesoro del Camino de Santiago, la parte alavesa», comenta el historiador, que aporta a la obra un capítulo.

El libro cuenta con testimonios de diferentes personalidades que relatan las experiencias vividas durante el viaje, como Gonzalo Arroita, Antxon Urrusolo y Paulo Coelho.

La última apuesta por situar a Vitoria en la conciencia peregrina procede del Ayuntamiento. El departamento municipal de Turismo ha organizado para este verano una fuerte campaña de actividades con las que pretende mostrar a los visitantes las historias que encierran los lugares del Casco Viejo por los que transcurre el Camino.

Por el túnel

El inicio de este tramo es el túnel de San Adrián, que comunica Guipúzcoa con la Llanada Alavesa, y es uno de los símbolos de la tradición peregrina de nuestra provincia. Se trata de una cueva natural de unos 50 metros de largo en el monte Aitzgorri.

En los tiempos en los que la ruta francesa suponía un peligro por los salteadores de caminos, ésta fue la alternativa de los grupos de peregrinos. «El túnel era una puerta a lo grande. Cruzarlo tenía una significación especial. Detrás de él quedaba todo lo de fuera, y de frente les esperaba lo nuevo, el camino. Se maravillaban con la zona de Álava», explica Loza.

Fuente: El Correo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.