A continuación os indico mis recomendaciones para vuestro Camino, el “Camino de los Trabajadores”, desde Saint Jean Pied de Port hasta Pamplona.

Llegada a Saint Jean Pied de Port el 1 de mayo y vuelta a casa desde Pamplona el 5.

A tener en cuenta:

  • Reservar YA alojamientos y restaurantes. Es un infierno terminar la etapa cansado, andando como “las muñecas de famosa se dirigen al portal“, buscando alojamiento y un sitio para comer, más para 10-12 personas…

Just Do it!

 

  • He planificado las etapas para que no sean muy duras, pero todos los días andando acabarán haciendo mella en algún peregrino. Fundamental que no hagáis las etapas del tirón, parar siempre a mitad de etapa o más veces, comer algo, hidrataros, sentaros, quitaros las zapatillas y hacer estiramientos.
  • Depende de los pies, del entrenamiento de cada uno, de su estado físico, pero lo mejor es llevar buen calzado, que transpire,  que ya lo tengáis trillado, calcetines técnicos y los pies muy secos. Botas nuncamenos en la época que vais.

Por supuesto podéis ir con cualquiera que os sintáis cómodos, yo os indico lo que mejor me va para mis pies de “pitimini”

  • Normalmente en esa época del año no suele llover mucho, aunque a pies de los Pirineos no hay que fiarse…. Para la lluvia lo ideal es zapatillas con Gore-tex y capa de lluvia, además llevar encima unos calcetines de repuesto por si el Gore-tex no aguanta. Atentos a la previsión del tiempo todas las mañanas del Camino.

 

    • Ampollas, ayyy las ampollas. Si tenéis la piel sensible o simplemente os salen por el roce, la mejor solución: aguja, hilo y Betadine. Cuando lleguéis al hotel, una ducha, atravesar la ampolla con la aguja, dejar el hilo dentro untado de Betadine para que drene el líquido que está en el interior de la ampolla. Al día siguiente estará seca y podréis andar.
    • Elección de las etapas. Os he indicado unas paradas de etapas atractivas paisajísticamente, culturalmente y de servicios, con una duración de etapas asequible para todos los públicos, aunque la primera etapa tiene tela…
      Otra opción muy interesante para hacer el Camino desde Francia es el tramo Baztanés que también pasa por Pamplona.
    • Plan de Alojamiento. Os he hecho una selección de la mejor relación calidad-precio en las paradas recomendadas. El propósito de este Camino es exprimir cada kilómetro y no dejar pasar ninguna de las posibilidades que ofrece a los peregrinos que gustan de disfrutar de los grandes placeres de la vida, tanto en su gastronomía como en su descanso. No todo va a ser ampollas y piernas doloridas…

PACO’S PLANNING

1 de mayo, miércoles | Llegada a Saint Jean Pied de Port

Para la primera noche, antes de echar a andar podéis dormir en Roncesvalles o en Saint Jean. Pros y contras de cada uno:

  • Si dormís en Roncesvalles no tenéis que mover el equipaje y estáis dos noches en el mismo sitio.
  • Si os despartáis en Saint Jean no os tenéis que mover después de levantaros, sólo desayunar y echar a andar, eso si, con mochila si no os trasladan el equipaje…
  • Si pasáis la primera tarde noche en Saint Jean estáis en Francia y aunque estéis tan cerca de España, cambia mucho de un lado a otro… El contraste es un punto también en el camino.

La opción que os recomiendo es dormir en Saint Jean de Pied de Port, Roncesvalles es muy pequeño y me parece demasiado dos tardes/noches pasar allí.

Dormir en Saint JEan de pied de port

Una muy buena opción es Villa Harriet. Está a 5′ andando del centro pero merece la pena. Instalaciones nuevas, buen desayuno y cerca del Camino.

Comer

Hôtel les Pyrénées es la mejor opción para comenzar dándose un homenaje y coger fuerzas para el duro día que espera. Era buena opción también para dormir, pero no tienen disponibilidad para la fecha que vais…

Este restaurante de dos estrellas es una de las razones para hacer noche en Saint Jean y disfrutar de lo mejor de la cocina francesa de la zona: Foie gras fresco servido al natural guarnecido con pera, ciruela, magret seco y avellanas tostadas; Ostras calientes con una duxelle de champiñones, hojas de espinacas, caviar de salmón y jugo acidulado; Hígado de pato asado con pan de especias, nabos y limón confitado; Los reputados pimientos rellenos de bacalao con patatas rellenas de ajo y perejil; El fricasé de bogavante bretón con morillas y espárragos verdes o la histórica lasaña de foie gras con trufas, regada con un jugo emulsionado que se zampa a cucharadas. La carne de vaca asada la siguen arropando con una salsa bearnesa de la que comió Lázaro para volver a caminar, guarnecida de buñuelos de cebolleta, patatas fritas y ensalada; la molleja con piquillos y hongos está soberbia, tanto o más que el pato asado a las especias con compota de apio o el cordero de leche con pochas tiernas, calabacines, habas y ajos confitados. Rieguen el asunto con un delicioso Saint-Estèphe y apuren el último trago con un pedazo de queso de oveja, pan de nueces y confitura de cerezas de Itxassou.

Los postres son soberbios, crêpes de naranja estilo suzette, buñuelos calientes de chocolate con helado o esas pecaminosas magdalenas tibias con confitura de albaricoque y helado de vainilla, propuestas que atesoran todos los valores reseñados, rejuvenecidos gracias a Philippe, que es quien se ocupa hoy del único menester que siempre bordó la casa: dar de comer como dios manda.

Qué VER

A la salida de Saint Jean Pied de Port no te pierdas La Église Notre Dame du Bout du Pont, de carácter gótico, que conserva unas elegantes columnas de arenisca. También merece la pena detenerse en Vieux Pont, el puente viejo, justo detrás de la Porte de Notre Dame, con preciosas vistas de las casas sobre el río Nive. La calle de donde parte el Camino y donde se encuentra la asociación de amigos del Camino es la rue de Citadelle, con bonitos edificios, los más antiguos del siglo XVI.

Si tienes tiempo no dejes de subir a la Citadelle ‒la Ciudadela‒ para contemplar una magnífica panorámica de la ciudad y de las montañas que te llevarán de camino a Roncesvalles.

En el Mercado del lunes los campesinos de la zona venden los productos de sus huertas y productos caseros y los jueves, en los meses de verano, tiene lugar una feria de comida y artesanía que se celebra en la Plaza Charles de Gaulle, fuera de la zona amurallada.


ETAPA 1

2 de mayo, jueves
Saint-Jean-Pied-de-Port – Roncesvalles (24,2 km.)
Dormir en Roncesvalles

 

DESCRIPCIÓN DE LA ETAPA

Primera etapa del Camino Francés, dura y espectacular como ninguna otra. La dureza de una etapa es un equilibrio entre volumen de kilómetros, dureza del terreno, desnivel acumulado y paradas en el trayecto. Sin duda estos 24 km. de recorrido coronan a esta etapa como la etapa reina del Camino francés, lo único que os salva es que es la primera y os va a pillar descansados…

Por su itinerario principal, conocido como Ruta de Napoleón, cruzamos los Pirineos a través de los Puertos de Cize, ascendiendo desde los 172 metros de altitud de Saint Jean Pied de Port hasta los 1.430 del collado de Lepoeder; luego, descendemos por un fascinante bosque de hayas hasta Roncesvalles, a 945 metros de altitud. Nada menos que 1.258 metros de desnivel positivo y 485 metros de desnivel negativo.

Cuando llegues a Saint Jean Pied de Port y te empapes del ambiente de este encantador pueblo francés volcado en el Camino, puedes dirigirte al albergue de peregrinos en la calle Citadelle, poner tu primer sello en la credencial, bajar la bulliciosa calle llena de comercios y peregrinos hasta llegar al río y cruzar por la Puerta España hasta que dar con la salida del pueblo. Pronto te esperará la primera cuesta y un cartel que indica que estás en la ruta de Napoleón. Coge aire porque no vas a parar de subir hasta 20 kilómetros después. Durante este trayecto el único lugar para detenerse unos minutos, y tomar algún refrigerio, es el Albergue Orisson, a unos 8 kilómetros. Te aconsejamos que lo aproveches, es un verdadero oasis. Una vez hayas repuesto fuerzas, sube, sube, sube, hasta llegar al Collado Lepoeder a 1.430 m. No tepreocupes si te tiemblan un poco las piernas, es normal; además, te espera un maravilloso bosque con 5 km de empinada rampa y magnifi cas vistas antes de llegar a Roncesvalles. Durante el trayecto, pon mucha atención a las flechas amarillas, que es fácil despistarse y andar de más.

Dormir en RONCESVALLES

Casa de los Beneficiados →
Es la mejor opción para alojarse en Roncesvalles. Se encuentra en un edificio singular como es La Real Colegiata de Roncesvalles del siglo XVIII. El edificio tiene una zona de hotel y otra de apartahotel, las dos recientemente inaugurados, con unas instalaciones muy cuidadas, Elena, la encargada, tanto de Casa Sabina como de la casa de Beneficiados hará que te sientas como en casa. Wifi gratuito y servicio de equipajes.

Comer

En Burguete, a 2,5 km. tenéis el Asador Aritza. Los productos naturales de Navarra son un verdadero gusto para el paladar y Aurora y Juanjo, responsables del Asador Aritza, harán que disfrutes de verdad con ellos: verduras, espárragos, setas y hongos, migas, caza (ciervo, jabalí, paloma), son platos de temporada que podrás degustar en este restaurante.

Nos recomiendan especialmente las ensaladas y verduras recién salidas de su huerta propia de producción ecológica con lechugas, tomates, cebollas, alubias verdes,… Y no dejes de probar los foies y derivados de pato, el cordero al chilindrón, bacalao ajoarriero, carnes y pescados a la parrilla y sus postres caseros. También se dan desayunos.

Qué VER

Roncesvalles es mágica, no sólo por el ambiente de peregrinación, sino por la historia que se respira en cada recodo. Tienes que visitar la Iglesia de la Real Colegiata de Santa María, el mejor ejemplo de gótico de toda Navarra, la iglesia de Santiago del siglo XIII, donde se dicen que están enterrados los soldados de Carlomagno que murieron en la famosa batalla y el antiguo hospital gótico. Todos los días de diario a las 20.00 h. y los fines de semana a las 19.00 h. (18.00 h. en invierno) los canónigos dan una misa para bendecir a los peregrinos en varios idiomas.

La gastronomía de Roncesvalles está basada en el “menú de peregrino”, por eso lo mejor es degustar los platos con productos de la zona en Burguete, una localidad a 2,5 km con muchos más servicios y opciones. Si quieres aprovisionarte con queso de idiazabal, a 300 m del centro de Roncesvalles lo puedes conseguir: quesería SAT-Roncesvalles. Y después de cada comida, pide un buen patxaran casero de la zona, te ayudará a hacer la digestión.

ETAPA 2

3 de mayo, viernes
Roncesvalles – Larrasoaña
(27 km.)
Dormir en Larrasoaña

DESCRIPCIÓN DE LA ETAPA

Tras dejar Roncesvalles y los Pirineos, te espera uno de los paisajes más bellos del Camino hasta llegar a Galicia: bosques de robles, pinos, abedules y hayedos serán tu compañía durante esta etapa, más sencilla que la anterior, con llanos y prados tranquilos excepto el descenso a Zubiri desde el alto de Erro. Disfruta de la ruta, aunque seguramente notes las piernas un poco cansadas después de la jornada del día anterior. Te pasará más veces durante el peregrinaje, pero verás cómo cuando te pongas a andar, enseguida se pasa. Cruzarás en el día de hoy los puentes de la Rabia en Zubiri y el de los Bandidos de Larrasoaña, ambos sobre el río Arga, el mismo que en la etapa de mañana te llevará hasta Pamplona.
AL SALIR DE RONCESVALLES, te espera un camino que atraviesa un bosque de hayas y robles. Estate atento porque podrás ver entre los árboles la Cruz de los Peregrinos, un crucero gótico que el prior don Francisco Polite trajo a este lugar en 1880. La primera población que verás a continuación es Burguete, un pueblo con mucho encanto y bien conservado. Una vez lo hayas pasado, verdes prados donde pasta el ganado y riachuelos te acompañarán hasta Espinal, el primer pueblo del valle del Erro. Una pista te llevará a continuación hasta el alto de Mezkiritz, donde podrás ver una lápida con la imagen de la Virgen de Roncesvalles. A partir de aquí, disfrutarás de hayas, boj, acebos y helechos que crecen junto al camino hasta Bizkarreta. El siguiente pueblo, Lintzoain, está a dos kilómetros. Queda la subida hasta el alto de Erro, la bajada hasta Zubiri y el valle de Esteribar. Cruza el puente de la Rabia y por un camino empedrado llegarás a Ilarratz y poco después a Eskirotz, dos pequeñas poblaciones. Dos kilómetros después está Larrasoaña, un pueblo mítico del Camino de Santiago, que te espera una vez cruces el río Arga por el Puente de los Bandidos.

Dormir en Larrasoaña

Tenéis un par de opciones, en el mismo pueblo Casa Tau, un hostal decente con buenas instalaciones; y a pie de camino se erige el hotel rural Akerreta, de ambiente acogedor y familiar, que antiguamente era conocido como Casa Sastrearena. Está protegida por el Instituto para la Conservación del Patrimonio Navarro Príncipe de Viana, por su interés histórico y arquitectónico. Entre otras curiosidades, la casa aún conserva una primitiva cocina estilo pirenaico con horno de pan. Posee varias salas y estancias comunes que ofrecen una magnífica vista del valle. Se trata de una opción perfecta para descansar.

Comer

Sobre un viejo molino los propietarios del Molino de Urdaniz han levantado esta rústica casa remodelada que ha alcanzado gran notoriedad gracias a su cocinero, David Yárnoz. Con dos estrellas Michelín, este joven chef ha sabido aunar las recetas de siempre con un aire completamente innovador y una materia prima exquisita.

Qué VER

“Al llegar al extremo de la cuesta, divisamos los tejados rojos y las casas blancas de Burguete, desparramadas por el llano”. Así describía Burguete el escrito americano Ernest Hemingway, en su obra Fiesta, escrita en 1926. Le gustaba ir a esta localidad a relajarse y pescar, y a disfrutar de sus casas blasonadas de los siglos XVIII y XIX. En Lintzoain puedes ver la iglesia de San Saturnino y en Zubiri, en el valle de Esteribar, un puente medieval de dos ojos llamado el “de la Rabia”, sobre el río Arga. Se le llama así porque se decía que si los animales rodeaban el pilar central se curaban de esta enfermedad. Al final de la etapa te espera Larrasoaña, un pueblo muy tradicional en el Camino, que fue fundado junto a un monasterio. En el siglo XI tenía un hospital de peregrinos. No dejes de contemplar sus casas blasonadas, la iglesia de San Nicolás de Bari y las ermitas de San Blas y Santiago. También destaca el puente medieval conocido como el “de los bandidos”, llamado así porque se decía que era lugar preferido por una banda de ladrones disfrazados de peregrinos para atacar a sus víctimas.

Además de la riqueza cultural y de la belleza de sus bosques de hayas, abedules, boj, robles y pinos, en los que vale la pena detenerse unos minutos a descansar y contemplar el paisaje, en esta etapa vas a poder disfrutar de una estupenda gastronomía, principalmente ternera Navarra y productos de la Rivera: espárrago, pimientos de piquillo, alcachofas (estos tres con certificado de calidad), borraja, cardo, acelgas, pochas,… Sin olvidar los embutidos, que merecen especial atención.


ETAPA 3

4 de mayo, sábado
Larrasoaña – Zizur Menor 20,5 km.
Dormir en Pamplona

Pamplona, la primera gran ciudad del Camino Francés, nos espera al final de esta breve etapa en la que el río Arga se convertirá en tu compañero de viaje. Cruzarás puentes históricos, como el de Iturgaiz y el de la Magdalena en Pamplona, y podrás disfrutar del valle de Esteribar, ruta de paso histórica que utilizaron galos, germanos y árabes para penetrar en la Península. Te espera la capital navarra, con su casco viejo, su plaza de toros, su especial ambiente y la amabilidad de sus gentes. ¡Las calles huelen ya a chupinazo!

DESCRIPCIÓN DE LA ETAPA

Al salir de Larrasoaña, el río Arga te guiará por la etapa. Sigue pegado a su cauce hasta el puente de Zuriain. El siguiente pueblo que te espera es Ilurdotz, y a continuación Irota. Tras pasar la iglesia de San Pedro, sigue por la pista hasta el puente de Iturgaiz y por el paseo fluvial del Arga pasarás por el señorío de Arleta, del que hoy sólo quedan ruinas. Sigue bajando hasta el puente del río Ulzama y la ermita de la Trinidad de Arre y llegarás hasta Villaba. Después te espera Burlada, que deberás cruzar por la calle Mayor. Más adelante, el Paseo de Burlada o de la Magdalena te llevará hasta Pamplona. Atraviesa el Puente de la Magdalena, pasa junto a las Murallas y por el portal de Francia te adentrarás en esta interesante ciudad que te ofrece muchas posibilidades culturales, gastronómicas y de ocio.

Pero no nos quedamos en Pamplona, se nos quedaría corta la etapa y hay que llegar a Cizur para disfrutar de la buena pitanza del Bidea2. Al salir de Pamplona por la calle Fuente del hierro, que cruza la avenida Sancho el Fuerte y baja hasta la Universidad de Navarra tienes que cruzar el puente de Acella sobre el río Sadar, y un camino te llevará hasta Cizur Menor, población de la Céndea de Cizur y donde se encuentra la meta de nuestro Camino, no es la Catedral de Santiago pero si la catedral de las brasas: el Asador Bidea2.

Dormir en SANTIAGO

Gran Hotel La Perla →

En plena Plaza del Castillo, se encuentra este emblemático hotel, el alojamiento preferido de Ernest Hemingway en sus visitas a Pamplona. Estupendo descanso para el buen peregrino disfrutón.

Comer

Es una de las visitas obligadas cuando se para en Navarra y uno de los TOP 10 en el camino Francés. De ahí que el final de la etapa os lo indique en la puerta del Bidea2 y no en vuestro hotel en Pamplona… Mucho más que un asador. Gregorio Tolosa, top 3 de las parrillas nacionales, se bate a si mismo, a través de un trato perfecto y excelente, de verduras, hortalizas, hongos, cualquier producto de temporada y, desde luego de sus impresionantes cintas de carnes gallegas y pescado más que fresco, vivo. Un imprescindible de la gastronomía nacional que va a más cada año. Buena y variada bodega. Colofón perfecto para terminar vuestros 3 días de Camino Trabajador... ¡¡¡Éxito asegurado!!!

Qué ver

Antes de llegar a Villaba, un puente medieval de seis arcos sobre el río Ulzama te conducirá hasta la ermita románica y al convento de la Trinidad de Arre, antiguo hospital de peregrinos del siglo XI. Ya en la ciudad, en la que nació Miguel Induráin, podrás ver un monumento dedicado al ciclista.

Cuando llegues a Pamplona, podrás respirar en cada calle el espíritu de los Sanfermines, la fiesta más famosa de España y una de las mejores del mundo, junto a los Carnavales de Río de Janeiro, los de Venecia y Colonia y la Feria de la Cerveza de Munich. Podrás recorrer las míticas calles tantas veces pisoteadas por los toros en los encierros: Cuesta de Santo Domingo, Estafeta, Telefónica y Mercaderes y disfrutar del encanto del casco histórico pamplonica, de trazado medieval, estrecho y bullicioso. No te puedes perder el Ayuntamiento, desde donde se lanza el chupinazo que da comienzo a las fiestas, la plaza del Castillo de origen medieval y planta desigual, la calle Redín, estrecha y empedrada o la plaza de San José. La catedral, de particular estilo gótico, fue levantada sobre un original románico y alberga un bello claustro donde te recomendamos detenerte, frente a la Puerta Preciosa de la Capilla de Barbazán. En una de las torres está la campana María, la segunda más grande de España con un peso aproximado de 12 toneladas. Te recomendamos detenerte también en la Ciudadela, una fortificación renacentista de antiguo uso militar, construida entre los siglos XVI y XVII.

En cuanto a la gastronomía, Pamplona ofrece muchas posibilidades. Por el casco antiguo puedes tomar pintxos deliciosos y originales. Los platos fuertes de la dieta pamplonica y navarra en general son las verduras, tiernas y frescas, las alubias rojas o pochas, las setas y hongos, las famosas carnes tanto de buey como de ternera, la caza y dentro del pescado el salmón del Bidasoa. En cuanto a repostería, no puedes dejar de probar los postres de leche, los quesos y la repostería tradicional como los roscos por Reyes, las tortas de txantxigorri y los roscos bendecidos por San Blas, o los buñuelos y los huesos de santo el 1 de noviembre.


Con esto yo creo que vais bien servidos para disfrutar de un largo puente de peregrinaje y estupendo comienzo del Camino Francés en Navarra. Espero que con mis pesquisas disfrutéis aún más de la magia del Camino de Santiago y podáis exprimir al máximo sus kilómetros.

¡BUEN CAMINO!