El Camino de Santiago no es para mi; no me quiero levantar a las seis, ni aguanto los ronquidos…

No eres mejor peregrino por dormir en albergues, malcomer o llevar a cuestas tu mochila.

Pero ¿por qué? ¿Por qué la gente es tan ceniza y tan cuadriculada? Por qué si vas a Brasil, te roban; si vas a México seguro que te pilla un huracán o si vas a la India al menos una gastroenteritis de las gordas te traes de recuerdo… Y así una lista interminable de cosas horribles que no es que te puedan pasar, es que te van a pasar segurísimo…

 Cola en el albergue de Arzúa

Muchas de estas máximas están relacionadas con el camino de Santiago: yo no estoy hecho para dormir en albergues, la gente ronca, tengo que madrugar, me saldrán ampollas en los pies, voy a adelgazar 10 kilos (ojalá)… Menos mal que hay blogs como este, y gente con sentido común que se encargan de desmitificar tanta desgracia.

Lo primero que debes saber a la hora de hacer el Camino es que todo te irá según lo planifiques y que tendrás el viaje que quieras hacer… No eres mejor peregrino por dormir en albergues, malcomer o llevar a cuestas tu mochila.

El camino tiene miles de lugares inolvidables donde hospedarse: casas rurales, hostales, hoteles con encanto, que lejos de costar una fortuna, harán del merecido descanso del peregrino una experiencia única. Por supuesto hay albergues que están fenomenal de precio con habitaciones individuales y otros con habitaciones compartidas, que a pesar de los ronquidos, son otra divertida manera de compartir vivencias y hacer amigos…

En cuanto a la comida, tampoco hace falta que el bocadillo sea tu íntimo compañero durante todo el peregrinaje. Sin gastar mucho dinero puedes degustar la maravillosa y variada gastronomía española en la modalidad de menú, plato combinado o vianda típica de la zona en diferentes casas de comida y restaurantes dignos de estrella Michelín. Vamos, que lo de perder kilos en el Camino, es todo un mito…

con la mochila acuestasSi lo que te preocupa es la mochila, tema del que hablaremos largo y tendido en este blog, que tampoco te suponga un problema. Hay miles de servicios que te acercan la mochila al lugar donde te hospedas sin necesidad de ir cargando con ella, de hecho ¿sabes que al Camino puedes llevar maleta? Por si no te lo habían contado….

A lo largo de los posts que publicaremos en este blog te darás cuenta que hay miles de caminos, solo tienes que elegir el que quieras o, mejor aún, dejar que él te elija a ti… Siempre hay un Camino a tu medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.