Cosas que no debes perderte en el Camino

experiencias que te acompañarán toda la vida

Seguro que cuando termines tu Camino tendrás miles de cosas que añadir a esta lista; experiencias que te acompañarán toda la vida, momentos que recordarás siempre y que querrás repetir, por ejemplo, un lunes de octubre por la tarde mientras estás en el trabajo.

No son grandes cosas, son esos pequeños detalles que hacen del Camino algo especial

Es una larga lista, por eso dedicaremos más de un post a este tema. Por ahora aquí va nuestro granito de arena…

  • Comienza el día con un desayuno potente.
    Si puede ser de esos con huevos revueltos, unas buenas rebanadas de pan, mantequilla, mermelada casera y un buen bizcocho… mejor que mejor. Imprescindible el cafe de pota, para cargar pilas. Ten en cuenta que el desayuno es la comida mas importante del día y si estás haciendo el Camino, ni te contamos…
Desayuno pantagruelico en el Hotel Altaïr (Santiago de Compostela).
  • Comienza a andar sin pensar en los kilómetros que quedan
    Desde que sales, vive el camino, disfruta del silencio, de la naturaleza, de los peregrinos con los que te cruzas y de aquellos que se unen. Disfruta de sus historias y de las de tus compañeros de viaje. Eso si, nunca pierdas de vista la flecha amarilla que indica el Camino.
  • Haz esa parada con la que llevas rato soñando
    mmmmTampoco seas muy “vagonete” y quieras parar cada 5 minutos, pero si estás cansado, te duelen los pies y acabas de subir un repecho peor que el Tourmalet, disfruta de un merecido descanso. Aquí te recomendamos, o bien la “parada social”: en el bar del pueblo para charlar con los lugareños y que se te salten las lágrimas con una ‘Estrella Galicia’ bien fresquita o una bebida isotónica . O bien la “parada asocial”: esa en la que te tumbas al solete en la hierba mientras te pones en modo avión..
  • Ninguna comida te sabrá mejor
    ¿Hay algo mejor que darte un buen homenaje después de una dura jornada caminando? Es el momento de desplomarte en la silla y que los ojos te hagan chirivitas mientras salivas pensando en que te pedirías toda la carta… Ya que estás, intenta probar cosas típicas de la zona, pero si lo que te apetecen son unos huevos fritos con patatas ¡adelante! ¡te lo has ganado!
Gloria Bendita!!!!
Gloria Bendita!!!!
  • Un baño relajante y olvídate del mundo
    Esta es otra de las experiencias místicas del camino tras acabar una dura etapa. Agua fresquita en verano y de la que quema la piel en invierno o tras un día lluvioso. No vas a querer salir de la ducha ¡Tómate tu tiempo!
  • El descanso del guerrero
    Con o sin ronquidos, da igual porque no te vas a enterar… Vas a dormir como un bebé… estiras una pierna, luego la otra, sientes como duelen las ampollas, como arden tus articulaciones y piensas: mañana tendré unas agujetas que no voy a poder … ¡Ya estás durmiendo…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.